dr rafael guerrero rodriguez

Dr. Rafael Guerrero Rodríguez
Departamento de Gestión y Dirección de Empresas,
División Ciencias Económico Administrativas,
Campus Guanajuato,
Universidad de Guanajuato

Es indudable que el turismo se ha convertido en una actividad fundamental para la economía del estado de Guanajuato. Esta entidad se ha transformado en uno de los destinos turísticos más visitados a nivel nacional (sexto), compitiendo con destinos muy reconocidos como son los casos de Quintana Roo, Cuidad de México y Guerrero. El hecho de contar con dos ciudades reconocidas como Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO (Guanajuato capital y San Miguel de Allende), cinco Pueblos Mágicos (Dolores Hidalgo, Jalpa de Cánovas, Mineral de Pozos, Salvatierra y Yuriria) y un destino de negocios consolidado (la ciudad de León), ha permitido que Guanajuato sea un territorio muy atractivo, no solo para los visitantes sino también para las inversiones. De acuerdo con información de la oficina de Información y Análisis de la Secretaría de Turismo de Guanajuato, el sector privado invirtió un total de 2 mil 546 millones de pesos mismos que se sumaron a los 591 millones de presupuesto público asignados a esa Secretaría durante el año 2015. Es importante mencionar que la gran mayoría estos recursos se concentraron en las ciudades antes mencionadas, apoyando de manera especial el crecimiento del segmento de turismo de negocios a lo largo del corredor industrial Celaya-Irapuato-Silao-León.

A pesar del crecimiento innegable tanto en inversiones como en actividades turísticas en Guanajuato, es una realidad que aún persisten condiciones graves de desigualdad social y pobreza en la mayoría de los principales destinos turísticos. De acuerdo con datos del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo social (CONEVAL, 2015), un porcentaje considerable de la población en estas localidades experimentan condiciones de pobreza y/o pobreza extrema. En la ciudad de León, por ejemplo, se estimó un 31.5% de la población vive en condiciones de pobreza y un 2.7% en condiciones de pobreza extrema. En las ciudades Patrimonio (Guanajuato y San Miguel de Allende) un 35.3% y 2.7%, y un 48.6% y 4.3% respectivamente. En los llamados Pueblos Mágicos, la estimación para Dolores fue de 56.2% y 6.9%, Salvatierra 60.1% y 7.1%, Yuriria 63.5% y 8.6%. Los resultados en los casos de Mineral de Pozos (52.9% y 6.2%), y Jalpa de Cánovas (39.9%, 2.8%) no parecen ser mejores, aunque deben interpretarse de manera especial ya que estos dos destinos solo representan un parte de los municipios a los que pertenecen (San Luis de la Paz y San Francisco del Rincón, respectivamente).

A la luz de estos resultados, bien vale la pena preguntarse cuál es la contribución real de la actividad turística al bienestar económico y social de estas comunidades. Es muy probable, como lo señala la literatura especializada, que el caso de Guanajuato no sea diferente a otros destinos similares donde los beneficios derivados del turismo son muy limitados debido a una alta concentración de éstos en pocas manos, así como a la ausencia de una política que favorezca su redistribución y un mayor control local de la actividad. Es verdad que el turismo, por sí solo, no puede garantizar la erradicación de los grandes problemas sociales, pero no hay duda de que tiene el potencial de contribuir positivamente a cerrar las brechas persistentes de desigualdad si se gestiona de manera adecuada como lo señala la Organización Mundial de Turismo (OMT, 2017). Será tarea pendiente reconocer y trabajar de forma especial en el aspecto social dentro de la política turística para procurar que los beneficios derivados del turismo se reflejen en condiciones de bienestar para los ciudadanos que vivimos en estos destinos.

Cualquier comentario sobre este artículo, favor de dirigirlo a This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.. Para consulta de más artículos www.ugto.mx/eugreka.

PodcastGIF

Breves de la ciencia