escudo universidad de guanajuato


“The Word is a book, and those who do not travel read only a page…”

(Saint Agustín)

juniataMi sueño de irme de intercambio académico fue algo que se fue formando en mi interior a lo largo de mi preparación profesional. Al iniciar mis estudios en la Universidad de Guanajuato me enteré de los convenios que este institución tenia con otras universidades en múltiples partes del mundo, pero no llamo tanto mi intención, en parte, porque apenas iba adentrándome a la dinámica de la vida universitaria y también por la idea que tenia acerca de que se necesitaba mucho dinero para emprender una empresa así.

Fue en mi tercer año de carrera que empecé a considerar de manera seria el aplicar para una estancia académica en otro país. Algunos de mis amigos fueron mi inspiración porque viví con ellos su  proceso de aplicación al intercambio y me di cuenta de los múltiples apoyos económicos que la UG y otras instituciones ofrecen a los estudiantes para realizar estudios en el extranjero.

Quitando el prejuicio del aspecto económico de un intercambio académico, concentre mi atención en el crecimiento personal y profesional que esta vivencia representa. Igualmente, fue gracias a mis amistades que me percate de los cambios que operan en las personas que estudian y viven por un tiempo en otro país: su visión se expande haciéndolos personas más críticas pero a la vez más propositivas, mejoran considerablemente en los idiomas y se vuelven personas más abiertas y tolerantes a la diversidad.

Fue así que decidí entrarle al reto y vivir en carne propia la experiencia de estudiar en otro país.

Iniciando trámites… consolidando un sueño.

Un año antes de aplicar para el intercambio empecé a ahorrar y a pensar a qué lugar quería irme. Tres factores fueron cruciales para mí al momento de hacer una elección: idioma, costo y visión personal.

Quería irme a un país donde pudiera practicar Inglés ya que es el idioma universal y de negocios. Me gustaría trabajar para una empresa trasnacional y de los ejemplos que conozco, dominar el idioma Inglés es un requisito para conseguir trabajo en ellas.

Mi familia me ha apoyado siempre, pero en esta meta sabia que debía conseguir dinero por mis medios. Una vez platiqué con una amiga que se fue de intercambio a Holanda y como consejo me dijo: “parte de tu realidad”, lo que para mi significó: evaluar objetivamente mi capacidad económica. Revidando lo convenios que la UG tiene, llamó mi atención los convenios de hospedaje y alimentación porque son económicos y aseguran comida y habitación para el estudiante.

Finalmente, yo buscaba estar en una escuela que me permitiera una interacción directa y personal con mis compañeros y profesores. Una escuela pequeña podría funcionar más para conseguir esta interacción. Una amiga muy cercana me contó de su experiencia de intercambio en Juniata College, EUA, y de la clase de actividades que tiene esta universidad para los estudiantes internacionales. Esto influyo mucho al momento de hacer mi decisión y fue así que, en base a mis tres indicadores  y después de una exhaustiva consulta en las páginas web de diferentes universidades, decidí aplicar para hacer un intercambio académico por un semestre en Juniata College en Estados Unidos.

Lo primero que hice, incluso antes de que saliera la convocatoria respectiva, fue prepararme y presentar el TOELFEL, ya que sabía que era un requisito fundamental contar con un cierto nivel de Inglés para aplicar a un intercambio. Presente este examen en el Centro de Idiomas de la UG. Con satisfacción recibí mi nota que me permitía ser un candidato para realizar un intercambio en la universidad de mi elección.

DSC00092Antes de iniciar el semestre Enero-Junio 2011 fui a tramitar mi pasaporte e inmediatamente regresando a clases comencé a juntar los requisitos enlistados en la convocatoria.Hice mi propia “Check List” y asigne tiempos para completar cada uno de los requisitos solicitados. Durante este tiempo asistí a varias platicas con respecto al proceso de aplicación del intercambio impartidas por el Lic. Erick Sánchez y estuve en contacto con el Coordinador de intercambios de mi División, la Lic. Aideé Flores, quien me apoyo a resolver dudas de la documentación a presentar, así como de los requisitos solicitados por la institución de destino.

Llegada el periodo de entrega de solicitud, fui a la Coordinación de Cooperación Académica del Campus Guanajuato  a entregar todos mis documentos y así dar inicio oficialmente a mi proceso de aplicación. Días después me informaron de la hora y fecha de mi entrevista con el comité seleccionador.  Estaba nerviosa pero a la vez muy emocionada al estar enfrente de los tres profesores que me evaluaron, y salí satisfecha del lugar al pensar en las respuestas que había dado.

Días después me informaron de la aceptación de mi solicitud y fue un momento de mucha alegría y euforia para mí. De hecho, recibí el correo de conformación al mismo tiempo que un amigo, que también estaba tramitando un intercambio nacional, recibió el suyo; así que ambos gritamos y bailamos de felicidad. Estábamos un paso más cerca de lograr nuestro sueño.

Pasaron varias semanas en espera de la Carta de Aceptación de la institución de destino para poder empezar con los trámites migratorios y con la solicitud de apoyos. Fueron días de incertidumbre en lo que uno piensa en mil cosas, pero la clave es ser paciente y aprovechar ese tiempo para preparar la documentación necesaria para solicitar otro tipo de apoyos para el intercambio.

Recibí mi carta de aceptación a finales de Mayo, pero semanas antes conocí a uno de los profesores de Juniata College en Guanajuato, Mr. Samuel Hayes, quien me ayudo a completar unos requisitos solicitados por esta institución. Teniendo mi carta de aceptación programé mi cita para obtener la Visa en la embajada de EUA en el DF. Así mismo ingresé mis documentos para tramitar el apoyo PMI y concurse por la beca PAFP.

Los meses de Junio y Julio los dedique completamente a completar mis trámites para el intercambio: compra del boleto de avión, recoger visa, realizar pago del depósito, etc. Adicionalmente, fue tiempo para empezar a alistar la maleta, ver a los amigos y convivir lo más posible con la familia.

Llegada la fecha de viaje, con boleto de avión en mano y maleta al lado, tomé el avión que me llevaría al lugar donde viviría una de las mejores experiencias de mi vida…

Aprendiendo de mi misma… lejos de casa…

Para mi esta no es la primera vez que vivo lejos de casa, pero si la primera vez que vivo fuera de mi país. En este periodo relativamente corto (solo cuatro meses) he aprendido muchísimas cosas de mi misma, que me hace hoy una persona más integra.

El primer reto lo constituye sin duda el idioma. Es frustrante al principio no entender lo que alguien más te dice. Las instrucciones se vuelven algo doblemente complicado y hasta ordenar un sándwich en un Subway se vuelve todo un reto.

DSC00432La cabeza te llega a punzar a ratos después de escuchar por largos ratos esa “otro lenguaje” y cuando intentas hablar se te traba la lengua y tu cerebro no haya como ordenarle que deje salir las palabras. En mi caso particular, me ha resultado un tanto complicado pronunciar las palabras en la forma correcta. A veces variaciones tan simples en la pronunciación pueden cambiar completamente el mensaje expresado.

Esta “incapacidad” que uno siente al principio, se va diluyendo día con día con el continuo contacto con el idioma. Yo descubro que me es más fácil entender lo que me dicen en ingles, que la primera vez que llegue aquí. Pero es cierto que este proceso de aprender una lengua implica un trabajo personal profundo. Te demanda abrirte realmente a aprender y eso implica entender que uno  no es perfecto y que al principio se comenten muchos errores. A mí me ha resultado interesante porque me descubro enojada al no poder  expresarme como quisiera y me estanco tratando de escribir una simple oración tratándola de hacer perfecta desde el primer intento.

De igual manera el idioma es la llave para socializar y tener confianza es clave para acercarte a los demás y conversar. Es común sentir pena y a veces hasta evitar la interacción con otros por miedo a que vean tus errores, pero si uno no lo intenta se niega una oportunidad de practicar y mejorar en el idioma. Hay días en que parece que te fluyen más las palabras y otros en que no lograr articular oración alguna. Es cuestión de ser paciente y a la vez tener el valor de seguirlo intentando.

Otra gran experiencia de vivir un intercambio académico lo constituye el acercamiento a gente de otros países que te enseña tanto del mundo. A través de charlas ocasionales, aprendes de tradiciones, costumbres y aspectos de otros países. Vas entendiendo la diversidad el mundo en el que vives tan solo de observar a la gente que te rodea, tan distinta a ti físicamente y mentalmente, pero a la vez tan similar puesto que  se trata de otro estudiante de intercambio lejos de su país. Coincidir en tiempo y espacio con la gente con la vives el intercambio te invita a pensar incluso si es que hay un destino y te correspondía conocer a esas personas justo en ese momento y esas circunstancias. La amistad y las ganas de recorrer el mundo son el resultado de estos encuentros.

Por supuesto que al vivir en otro país las cosas pueden ser muy distintas y aspectos como la comida, el clima y hasta los programas de televisión te hagan recordar y apreciar más tu país. Y entonces uno valora más su herencia cultural y vez tu nación de una manera distinta. Ahora que he tenido la oportunidad de viajar y conocer grandes ciudades en Estados Unidos como New York y Washington DC, comprendo más de la dinámica de este país y de la personalidad de sus habitantes; y al mismo tiempo me surge el deseo enorme de viajar y conocer mi propio país.  Considero que no se trata de comparar y señalar un lugar como mejor que el otro, más bien se trata de entender el porqué de las dinámicas sociales que imperan en cada espacio y a si propugnar por un clima de respeto y tolerancia.

La escuela…. ¡En Ingles!

El fin principal del intercambio académico lo constituye el acercamiento entre los sistemas educativos de las naciones, el compartir experiencias y procesos de aprendizaje entre alumnos y estudiantes. Cada universidad tiene su propia dinámica de enseñanza y a la vez ofrece una vida estudiantil única.

DSC01204En cuanto a lo académico, Juniata College es una universidad de alto rendimiento, lo que significa que hay mucho trabajo por hacer durante las clases y más aun, fuera de ellas. las materias demandan muchas investigación y lectura constante de artículos y otros textos. En el salón de clase se promueve la discusión entre estudiantes, expresar lo que uno piensa es importante y tener las bases para defender nuestras posturas lo es más. Debido al reducido número de alumnos por clase es posible tener una interacción directa con el profesor y los compañeros. En estos espacios te llaman por tu nombre y le dan seguimiento de cerca a tu desempeño académico.  Así mismo se incentiva el trabajo en grupo y los alumnos están acostumbrados a organizar sus tiempos de manera precisa, ya que suelen tener muchas otras actividades.

A mí me ha resultado un tanto complejo adaptarme al sistema de clases por el idioma principalmente. Los profesores a veces usan vocabulario muy específico de la materia o jergas de la zona, lo que hace que algunas ideas resulten confusas. Por otro lado, hacer tarea en un idioma distinto es un doble reto y por lo mismo te toma el doble de tiempo terminarla. Para mí ha resultado un tanto desafiante obtener buenas notas en esta universidad. Aquí soy el “alumno promedio” mientras que en la UG suelo tener calificaciones destacadas. Esto me ha impactado de manera personal, porque es una situación que me hace reflexionar acerca de mis capacidades. Sin embargo, he aprendido que debe haber un balance entre estudio y diversión, porque esta experiencia ofrece ambos aspectos y es cosa de encontrar el equilibrio y establecer prioridades. Yo quería obtener calificaciones aceptables en mis cursos y también tener la oportunidad de viajar y hacer actividades extra clases, entonces decidí distribuir mis esfuerzos entre ambas, aunque eso implicara no ser el alumno de excelencia. Pero para mí tuvo sentido y creo que así aprendí mas.

En Juniata College tomé cinco cursos. Uno de ellos iba ligado completamente a mi carrera: Human Resources Management. A través de esta materia conocí la perspectiva estadounidense al respecto del rol que juegan las personas en las organizaciones. En México se comparten mucho de los criterios de Estados Unidos, como consecuencia de las múltiples compañías de capital norteamericano que están establecidas en nuestro territorio. En mi curso de Entrepreneurship analizamos proyectos de inversión y gracias a esta clase tengo un mayo conocimientos de términos económicos y de negocios en Inglés.

Para mejorar mi redacción tomé además el curso de Academic Writing en el que me enseñaron a estructurar ensayos, lo que para mí es valioso en demasía, puesto que para aplicar a programas de posgrado en el extranjero es requisito escribir múltiples ensayos y ahora cuento con las bases para hacerlo. por otro lado, tuve la oportunidad de practicar mi discurso participando en el programa Language in Motion, consistente en exposiciones acerca de diferentes temas relacionados con tu cultura  en escuelas de diferentes niveles en el estado de Pensilvania. En dos preparatorias, realice diez presentaciones acerca de diferentes aspectos de México. Fue una experiencia muy enriquecedora que me permitió compartir parte de mi cultura con jóvenes estadounidense y a la vez desarrollar mis habilidades como expositor en el idioma Inglés.

Finalmente, como curso adicional tomé “Performance Lab”, clase de iniciación a las artes escénicas. Completamente distinta a los demás, en este curso aprendí de movimientos corporales, mímica e incluso técnicas de trapecista. Considero que este tipo de cursos ayudan enormemente al desarrollo integral de los alumnos al explorar su parte artística y creativa.

Abeja entre águilas…

DSC01949Promover tu universidad en el extranjero no es algo que se limita a realizar una presentación frente a un grupo de estudiantes; por el contrario, es una actividad que se lleva a cabo en el día a día, durante clases, en tu interacción con otros e inclusive al hacer la tarea, porque nuestros actos y nuestro desempeño durante el intercambio son el vivo reflejo de nuestros valores y muestran quien somos y de dónde venimos.

Antes, durante y después de la experiencia del intercambio académico, nos convertimos  en “Embajadores” de nuestra casa de estudios. A través de nosotros, gente de otras partes del mundo puede conocer acerca de nuestra universidad, de nuestro país, de nuestra cultura. Es una tarea ardua, pero que llena de orgullo el corazón.

En mi estancia en Juniata College tuve la oportunidad de participar en dos eventos organizados por esta universidad con el objetivo de promover los intercambios académicos entre los alumnos:

-          Study abroad Fair: realizada el jueves 15 de septiembre, fue un espacio destinado a compartir información de los diferentes convenios que Juniata College tiene con otras universidades en diferentes países. En un auditorio se colocaron stand de cada una de las universidades para que los estudiantes se acercasen a aquellos de su interés y pudieran conocer más de los programas de estudio, la dinámica de la universidad, la cultura y características del país.

 

Fue un verdadero orgullo poder invitar a los estudiantes de Juniata College a realizar una estancia semestral o anual en la Universidad de Guanajuato. Gracias al material de promoción que la Dirección de Cooperación Académica de la UG me facilitó fue posible compartir información de utilidad con los interesados. Pude notar que muchos de ellos tenían un gran interés en aprender español y además, consideraban a la UG como una Universidad de gran calidad académica, pero me hacían constantes preguntas acerca de la seguridad en México, ya que es la imagen que tienen del país gracias a las noticias. Tomar precauciones como en cualquier otro lugar del mundo y tener un comportamiento adecuado son los consejos que compartí con ellos.

 

-          Spanish Club Study Abroad Presentation, Guanjuato: realizada el 15 de noviembre, fue una sesion de una hora en la que dos alumnos de Juniata, quienes estuvieron de intercambio en la Universidad de Guanajuato el periodo Enero-mayo 2011, y yo realizamos una breve explicación acerca de estudiar en Guanajuato ante un grupo de aproximadamente 20 estudiantes interesados en realizar una estancia de intercambio. Durante la reunión se hablo de los programas que ofrece la UG y la dinámica de vida estudiantil en la ciudad de Guanajuato.

De manera informal promoví mi universidad y mi país a través de charlas ocasionales con mis amigos y estoy contenta de ver en ellos la intención de visitar México  y en sus planes la UG es tiene un lugar como la universidad en la que quisieran vivir su experiencia de intercambio.

Un último consejo… ¡vívelo!

Creo que me llevaría un libro para describir todo lo que he aprendido a través de este intercambio académico. Son tantos los detalles, tantos los recuerdos y sentimientos, que mis letras se quedan cortas. Pero la mayor enseñanza que tengo después de emprender esta aventura es:

¡Atrévete a abrirte al mundo!

Somos únicos y cada uno de nosotros tiene su forma de aprender y de vivir. Aun así, esta oportunidad de salirte de tu “zona de confort”, de entender que hay dinámicas diferentes a la tuya te cambia la perspectiva, amplia tu visión y te hace ver al mundo con nuevos ojos.

Yo le doy gracias a Dios porque me trajo aquí, porque es parte del camino diseñado para mí, y por lo que he vivido alzo la voz e invito a cada uno a emprender su propio viaje. Si en tus metas personales esta el realizar una estancia académica en otro país, trabaja, esfuérzate por volverlo una realidad y disfruta del proceso, porque es tu fuente de aprendizaje.

DSC02579

Universidad de Guanajuato
Dirección de Relaciones Internacionales y Colaboración Académica
Derechos Reservados 2012
Lascuráin de Retana #5, Col. Centro, C. P. 36000, Guanajuato, Gto.
Tel: +52 (473) 732 00 06. Exts: 1011 y 2709